• Redaccion GCE Multimedios

DERRUMBE HISTÓRICO DE PETRÓLEO, SE HUNDE MAS DEL 300% Y CIERRA EN NEGATIVO.

El derrumbe del petróleo llegó este lunes 20 de abril de 2020 a niveles históricos.


El precio del petróleo entró hoy 20 de abril de 2020 a territorio negativo; el West Texas Intermediate para entrega en mayo perdió más del 300% para ubicarse en -37.63 dólares el barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

El derrumbe del petróleo llegó este lunes a niveles históricos: los inversores y especuladores pagan para encontrar compradores en momentos en que las capacidades de almacenamiento llegan a su límite en Estados Unidos.

Así, en un mercado saturado, los tenedores de contratos para mayo -que expiran el martes al cierre- deben encontrar compradores para el petróleo físico lo antes que puedan. Pero como las reservas están casi al límite en Estados Unidos, deben erosionar los precios para colocarlos.

El barril de crudo WTI que se intercambiaba a 60 dólares por unidad a inicios de año se hundió por completo este lunes. Y más: terminó la jornada en -37,63 dólares.

Esto significa que muchos pagan para deshacerse de este crudo en barriles de 159 litros, muy caro de almacenar.

El petróleo nunca había caído por debajo de 10 dólares desde la creación de estos contratos a futuro en 1983.

La situación podría mejorar en los próximos días, según algunos analistas.

“Es un poco engañoso focalizarse en el contrato de mayo”, explicó Matt Smith, experto de ClipperData. “Hay mucho más movimiento sobre los barriles para entrega en junio”, señaló sobre el contrato que, aún en caída, mantiene los precios por encima de los 20 dólares.

El barril de Brent del mar del Norte, referencia europea y cotizado en Londres, se veía menos afectado, con pérdidas de 6% a 26 dólares antes del cierre.

Las restricciones de movilidad para combatir el coronavirus en buena parte del mundo y la parálisis económica hundieron el consumo de carburante. Y los inversores esperan que la situación empeore.

Además la oferta de crudo es abundante luego de una guerra de precios entre Arabia Saudita, líder de la OPEP, y Rusia, que no alcanzaron un acuerdo de reducción de producción a inicios de marzo.


El diferendo terminó a inicios de abril al acordar una reducción de 10 millones de barriles diarios para tratar de sostener los precios en mercados afectados por el coronavirus.

Pero los precios siguieron su descenso a los infiernos cuando se hizo claro que ese recorte -que además supone un incremento progresivo de producción- no bastaría para compensar la caída de la demanda.

En este contexto de mercado “extremadamente desequilibrado” entre una oferta superabundante y una demanda en caída, los inversores “se precipitan para deshacerse” de sus compras de petróleo, observó Craig Erlam, de Oanda.

Estados Unidos “tiene los problemas más importantes de almacenamiento”, destacó Jasper Lawler, de London Capital Group.

“La demanda es tanto más baja que la oferta que las reservas podrían haber alcanzado 70% a 80% de su capacidad”, estimó.

Sukrit Vijayakar, analista de Trifecta Consultants, destaca que las refinerías estadounidenses no logran transformar el crudo suficientemente rápido, lo que explica que haya menos compradores y reservas que se llenan.

“El mundo está usando cada vez menos y menos petróleo, y los productores ven cómo ello se refleja en los precios”, afirma el analista Bjornar Tonhaugen, de Rystad Energy.

“Aunque la OPEP ha aceptado una reducción sin precedentes de la producción, el mercado está inundado de petróleo”, señaló el banco ANZ en una nota.

8 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • Icono social Twitter

Derechos Reservados © 2020 Grupo GCE Multimedios Veracruz