DESCUBRE A Z-TRITON 2.0, EL CÁMPER ELÉCTRICO QUE FUNCIONA COMO CASA, BICICLETA Y BARCO

No es una bicicleta, no es un bote y no es una casa rodante, o en todo caso es todo junto en un solo cuerpo. Se llama Z-Triton 2.0, y a la mayoría de quienes lo vieron, no les ha arrancado expresiones de sorpresa por tener líneas agradables, sino más bien todo lo contrario.


Su primera aparición fue en 2020, cuando la pandemia golpeaba al mundo y las personas buscaban el modo de movilizarse independientemente, sin mayor contacto con los demás. Y así como fue el momento en el que más yates de lujo se vendieron en los últimos años, porque los magnates se refugiaron en sus vacaciones con seguridades sanitarias que podían pagar, también aparecieron otras ideas que permitían a las personas movilizarse y tomar su descanso en mayor contacto con la naturaleza y no tanto con otros turistas, a menor costo.

Pero la idea estaba dentro de la cabeza de su creador, un letonio de Valmiera llamado Aigars Lauzis, quién hizo un extenso viaje entre Londres y Tokio, recorriendo más de 30.000 km en bicicleta, mucho antes que el covid-19 hiciera su aparición y cambiara al mundo para siempre.


En aquel momento, su idea fue ofrecer a los aventureros que hacen ese tipo de viajes como el suyo, o como tantos otros que unen Alaska con Ushuaia o se lanzan a recorrer completa la ruta de la seda en China, un vehículo que les permitiera llevar la carga que necesitan, y no tener que armar y desarmar una carpa, además de mantener secas sus pertenencias cuando una serie de días con mal tiempo, los toma en sus travesías.


Así nació el primer prototipo y ahora, casi dos años después, llega la segunda versión de este particular vehículo multipropósito, el Z-Triton 2.0, con un poco de mejor reparto de los espacios, especialmente los interiores, que admiten dos adultos sentados o acostados en su versión casa rodante.


Sus dimensiones así lo explican. Tiene 3,9 m de largo, 1,45 metros de ancho y 1,72 metros de altura. Su estructura está construida con un marco de acero y su piel es de fibra de vidrio con poliéster hecho de botellas de plástico recicladas y secciones impresas en 3D hechas de bioplástico.


Su precio, el último dato, es de 14.500 euros, y lo curioso del caso es que antes de fabricar la versión 2.0, su creador ya había recibido pedidos e inversiones, que permitieron a la empresa comenzar sus operaciones antes de lo previsto.



PUBLICACIONES
RECIENTES